Informe24

TU CANAL PREFERIDO! DESDE MATURIN-VENEZUELA

PLATAFORMA TV DIGITAL REGIONAL- NACIONAL - INTERNACIONAL

  • Ultima Hora

    3 de julio de 2017

    Opinión: 80% de los venezolanos están en desacuerdo con protestas violentas (Por Oscar Schémel)

    DCxat_EXoAAp7Uy

    80% de los venezolanos están en desacuerdo con las protestas violentas, y 74% consideran que los responsables de esta violencia deberían ir presos. Pero para el plan insurreccional en marcha contra el Gobierno constitucional del Presidente Nicolás Maduro, la impopularidad de la violencia nos es el problema, tampoco importa el desgates de la capacidad de convocatoria para grandes manifestaciones de calle, pues se trata de una estrategia que tiene como objetivo caotizar al país, neurotizar a la sociedad y desintegrar al Estado Nación.
    Ahora lo sustantivo no son las marchas, usadas en su momento para avanzar sobre territorio enemigo y crear los símbolos globales más persuasivos de la supuesta protesta pacífica y ciudadana contra la dictadura. La clave en esta etapa es la acción foquista de las brigadas armadas de la oposición y el despliegue de células paramilitares, controlando espacios y construyendo un anillo de asedio sobre la capital y Miraflores.
    La nueva fase del plan insurreccional insistirá en el plano socio-emocional, produciendo mayor incertidumbre, miedo, angustia, vulnerabilidad y desprotección, pero mayor intolerancia y odio.
    Sabotear el proceso constituyente es uno de sus objetivos fundamentales, pero el trofeo más deseado es el derrocamiento del Presidente Maduro y la reconfiguración de la cultura nacional popular.
    En paralelo se acentúa la presión internacional para aislar el gobierno bolivariano, continúa con la campaña de desprestigio ejecutada por las transnacionales de la información, se cierran los canales financieros externos y se incrementan las sanciones contra los funcionarios del Estado, buscando la desarticulación de las instituciones, como el Tribunal Supremo de Justicia y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.
    La guerra no convencional contra la Revolución Bolivariana sigue en marcha bajo el concepto de asimetría estratégica; la batalla militar y también simbólica o discursiva constituyen los tableros fundamentales de esta etapa y el gobierno no debe olvidar la urgencia estratégica de resolver el problema del desabastecimiento y la inflación como fuentes de la crisis hegemónica.
    El camino para superar el actual conflicto político y social es definitivamente el diálogo, hay que aislar los sectores violentos y derrotar al paramilitarismo, hay que buscar nuevos espacios y renovar las agendas para reconocernos, reencontrarnos y debatir sobre el futuro del país.

    OPINION

    TECNOLOGIA

    FARANDULA