Conozca la historia de Shakibecca, la famosa "clon" venezolana de Shakira - Informe24

Ultima Hora

Informe24

TU CANAL PREFERIDO! DESDE MATURIN

Post Top Ad

DISPONIBLE PARA PUBLICIDAD

28 de septiembre de 2017

Conozca la historia de Shakibecca, la famosa "clon" venezolana de Shakira



Conseguir una pañoleta con flecos o monedas que vibren y suenen al batir de las caderas y gritar: ¡ya la he, ya he! Ese era el furor de las niñas en el 2001. El ‘efecto Shakira’, se había esparcido por el mundo con su danza pop-árabe y la canción Ojos Así. “Desde el norte hasta el Polo Sur” se desataron suspiros entre los hombres e inspiración entre las jóvenes.

En la ciudad de San Felipe, estado Yaracuy, Venezuela, donde sopla el viento fresco de la Sierra de Aroa, Rebecca Maiellano, tenía unos 12 años, y pese a haber pasado por la separación de sus padres, era una niña feliz. Tanto, que no pudo escapar del arrebato que producía la cantante barranquillera. Y lejos de cantar puertas adentro, sola en su cuarto, con el cepillo de peinar como micrófono, 'Becca' -como la llaman por cariño-, le gustaba cantar fuerte y que la miraran. Así se acostumbró a imitar la voz de Shakira. Pero mucho antes de eso, desde los 4 años, ya cantaba y meneaba sus caderas en fiestas, en reuniones con amigos, y frente a quien lo solicitara. 

“Nunca tuve miedo escénico. Si desde antes de Shakira ya yo bailaba Juana La Cubana en las fiestas infantiles y mis padres me decían: ¡canta, baila! y me apludían”, cuenta hoy Rebecca, residenciada en la Ciudad de México, quien llena el auditorio que se proponga con su espectáculo de ‘Shakibecca, la imitadora internacional de Shakira’. 

Y las palabras de la misma estrella colombiana avalaron su trabajo de imitación: “Me has dejado con la boca abierta. Lo haces increíblemente bien, en algún momento pensé que era yo, pero creo que lo haces mejor que yo”, dijo Shakira, públicamente en el programa Despierta América de la cadena Univisión, en mayo, cuando acudió a promocionar su último disco Dorado.


A Shakibecca le brotaron lágrimas de felicidad al escuchar a su ídola, al punto que confiesa: “Vi todos mis sacrificios recompensados en ese instante”.

Desde una peluquería del llamado “DF”, donde le vuelven el cabello dorado sol a Rebecca, ella se tomaba breves tiempos, en las pausas silenciosas del secador, para enviar audios de whatsaap y contar su historia al diario centenario del Zulia.

Ser contratada como la imitadora de Shakira para el programa Parodiando de Televisa en México, así como ser entrevistada en Univisión y Telemundo, son algunos de los logros que Rebecca ha logrado con su arte de mimetizar a Shakira.
Pero el camino no fue tan sencillo. Primero quiso trabajar su talento en el canto y la composición, y no tener que imitar.

“Desde niña, una tía materna llamada Mireya Rojas me aupaba a ir a todos los casting como cantante. Pasé por muchísimos casting y realitys. Participé en ‘Fama, sudor y lágrimas’ y siempre me decían que cantara como Shakira y yo no quería. No quería que me identificaran por ella sino por mí. Hasta que un día la cantante Diveana, exvocalista de Los Melódicos, que es mi amiga, me dijo: ‘¡Hazlo!, si te sale tan bien, y te lo piden, ¿por qué no?”.

“Viajé a España y canté con una orquesta de música bailable en Galicia. Después volví a Venezuela y participé en ‘Buscando una Estrella’  de Venevisión, y allí si  personifiqué a Shakira. Ya el resto del cuento se lo saben...”, da por sentado la cantante venezolana a quien el   éxito en Buscando una Estrella le  abrió las puertas en  México, donde la llamaron de Televisa  para continuar sus imitaciones en el programa Parodian do. Donde  entre otras labores, sigue siendo demandada por su show de Shakibecca.

“Y quise llamarme Shakibecca porque nunca he querido desprenderme de Rebecca”, aclara para salir al paso a malos comentarios que puedan señalarla como el  plagio de una artista.

“No siento que vivo de la fama de otros. El trabajo de la imitación también es un arte, y es muy respetable.  En este oficio he tenido la oportunidad de conocer a Gilberto Gless y Julio Zabala que para mí son dos  de los mejores imitadores de Latinoamérica. Y  también he imitado a Paulina Rubio, a Julieta Venegas y hasta a Alejandro Fernández, con quien me divierto mucho”, arguye y deja fluir una risa nasal muy parecida a la de Shakira, como si la artista se le desbordara sin control.

Y aprovecha para subrayar lo agradecida que está con los fanáticos de Shakira: "Todos los Shakifans, de los que soy parte, me tratan muy bien y me apoyan a que siga mi carrera adelante. De igual manera los medios de comunicación me tratan muy bien".

A quienes dudan de su  talento, a ella le basta con cantarles. Sabe que su voz es un don del que toda su familia estuvo convencida siempre.

“Nadie de mi familia me dijo que era un camino difícil, al contrario, les encantaba porque todos son muy musicales porque nací en Calabozo, estado Guárico, considerada una de las capitales musicales de Venezuela. Como buena llanera tengo mucha familia que ama el folclor. Soy sobrina del Santiago   Rojas, conocido como El Turpial de Guardatinajas, declarado patrimonio vivo del país. Y mi abuela paterna, Ana Graciela González, ya fallecida, quien tocaba la guitarra y cantaba. Conocía mi don  y me decía: ‘Tú canta. Vete al cuarto y canta lo más duro que puedas. Ensaya y donde quiera que estés canta, canta’. Ahora  siento que ella me acompaña  en mi sangre,   en mi voz y en las ganas de seguir adelante, donde quiera que esté”.

Post Top Ad

DISPONIBLE PARA PUBLICIDAD