Protestas y saqueos tras el nuevo gabinete en Chile - Informe24

Post Top Ad

Publicidad

Protestas y saqueos tras el nuevo gabinete en Chile

Comparte en
El portal de la agencia AP publicó una reseña cronicada de lo que ocurrió durante el día de este lunes en Santiago de Chile, luego de que el presidente Sebastián Piñera anunciara el cambio del gabinete ministerial.
En la reseña se habla del incendio de un edificio y el intento de quema de una estación del metro. La solicitud de los manifestantes es el cambio en el sistema de seguridad social, tomando en cuenta la privatización en los sectores de salud y educación que ha afectado a la población. El modelo neoliberal que lleva el gobierno es un fracaso, según la mayoría de los consultados.
Aquí la presentamos la reseña completa:
Nuevas protestas y ataques contra empresas estallaron en Chile el lunes a pesar del reemplazo del presidente Sebastián Piñera de ocho ministros clave del gabinete por figuras más centristas y sus intentos de asegurar al país que ha escuchado llamados a una mayor igualdad y mejores servicios sociales.
Miles de manifestantes se congregaron nuevamente en el centro de Santiago, y un grupo incendió un edificio que alberga un restaurante de comida rápida y tiendas. Los bomberos estaban luchando contra el incendio.
Otros saqueadores atacaron una farmacia, y hubo un intento de incendiar una estación de metro. Mientras tanto, cientos de miles de personas intentaron llegar a casa del trabajo en autobuses gratuitos enviados para reemplazar los trenes fuera de servicio debido a la quema de docenas de estaciones durante la última semana en el sistema de transporte público más moderno de América Latina.
Piñera reemplazó a los jefes del interior, tesorería, economía, trabajo y otros cuatro ministerios con funcionarios generalmente más jóvenes vistos como más centristas y accesibles.
“Chile ha cambiado y el gobierno debe cambiar”, dijo el presidente de Chile.
Sin embargo, su gobierno no anunció políticas el lunes para abordar 10 días de protestas por servicios sociales deficientes y el alto costo de vida en una de las naciones más prósperas y modernas de América Latina.
“Un nuevo gabinete no es suficiente, necesitamos cambios reales en el cuidado de la salud, la educación, las pensiones”, dijo Omar Soto, de 34 años, quien dirige una tienda de teléfonos celulares.
Los manifestantes dicen casi de manera uniforme que están frustrados con el llamado modelo neoliberal que ha dejado a Chile con una prosperidad superior a la región junto con un sistema de pensiones privado ampliamente criticado y sistemas de salud y educación de dos niveles que combinan lo público y lo privado, con mejores resultados, para la minoría que puede pagar.
Muchos chilenos hablan de esperar un año para una cita con un especialista, o de familias que reciben llamadas para finalmente concertar citas para sus seres queridos que murieron meses antes. Cientos de miles son obstaculizados por préstamos educativos que pueden seguirlos hasta los 40 e incluso 50 años.
Según el Instituto Nacional de Derechos Humanos y el Colegio de Medicina de Chile, decenas de personas fueron cegadas parcialmente por los disparos de bala de la policía o los soldados, según el Instituto Nacional de Derechos Humanos y el Colegio de Medicina de Chile. El número de muertos por los 10 días de violencia es de 20, aunque no está claro cuántos fueron asesinados por la policía y cuántos por los saqueadores.
La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la ex presidenta chilena Michelle Bachelet, estaba enviando una delegación al país el lunes para investigar la situación. Amnistía Internacional también estaba enviando un equipo.
Desde lejos, Chile ha sido una historia de éxito regional: bajo presidentes elegidos democráticamente a izquierda y derecha, un consenso de libre mercado ha impulsado el crecimiento, la pobreza y ha ganado a Chile el puntaje más alto de la región en el Índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, una combinación de esperanza de vida, educación e ingreso nacional per cápita. En 2010, Chile se convirtió en el segundo miembro latino de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, después de México.
Mientras tanto, un informe de la ONU de 2017 encontró que el 1% más rico de la población gana el 33 por ciento de la riqueza de la nación. Eso ayuda a hacer de Chile el país más desigual de la OCDE, un poco peor que México. Piñera mismo es multimillonario, uno de los hombres más ricos del país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

Publicidad

Pages