Gringo Luke Denman reveló que pretendían secuestrar al presidente Maduro en avión militar de EE.UU. - Informe24

Post Top Ad

Publicidad

Gringo Luke Denman reveló que pretendían secuestrar al presidente Maduro en avión militar de EE.UU.

Comparte en
Luke Alexander Denman, uno de los dos exmarines capturados en las costas de Macuto, tras el fracaso de la incursión terrorista mercenaria contra Venezuela, confesó que entraron por La Guaira ya que la primera acción que tenían como prioridad era la toma armada del aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía y asegurar su control como “cabeza de playa” para el ingreso de aviones estadounidenses y el secuestro del presidente Nicolás Maduro Moros.

Así lo confesó el exmarine estadounidense de 34 años de edad, oriundo de Texas, quien confirmó que es un mercenario de la empresa norteamericana de seguridad y asesoría militar, SilverCorp, cuyo dueño es el conocido agente Jordan Goudreau y otro directivo de nombre Erin.

EL mercenario no dudó en responder que quien comanda directamente a Goudreau  es el presidente de EE.UU., Donald Trump. 
Según las instrucciones que le dio Jordan, él y el otro exmarine capturado en Macuto debían asegurarse el control del aeropuerto para hacer “traslado seguro de Maduro al avión”, sin especificar cuál aeronave era esa ni el nombre del aeropuerto.

Pero, enseguida afirmó que las órdenes del dueño de SilverCorp eran apoderarse del aeropuerto cercano, “para asegurar los sectores, establecer nuestra propia seguridad y las comunicaciones con la torre para hacer entrar los aviones, uno de ellos para tomar a Maduro y llevarlo a EE.UU.”. Confirmó así que eran aviones militares del gobierno de Donald Trump para una invasión militar de Venezuela.

A la pregunta de ¿por qué Donald Trump quiere atacar a Venezuela?, Luke respondió que no lo sabía, pero en cuanto a su propia participación en el entrenamiento para la operación comando de invasión marítima, dijo que pensaba que eso ayudaría a una supuesta causa venezolana, no sin antes precisar que pensaba recibir un pago entre 50 mil y 100 mil dólares por la acción.

A la pregunta de qué pensaría si un grupo de venezolanos incursionara en EE.UU. para llevarse o asesinar al presidente norteamericano, el mercenario pareció indignarse, respondiendo: “No me agradaría…Eso significaría una DECLARACIÓN DE GUERRA”.

Y cuando el interrogador le insistía por qué entonces él estaba entrenando a grupos armados irregulares para cometer delitos en Venezuela, contestó: “Pensé que estaba apoyando a tomar control del país”.

Testimonio revelador y la participación del narcotráfico
El testimonio del mercenario gringo fue grabado por los organismos de seguridad venezolanos, a quienes reconoció que participó por contrato pagado de hasta 100 mil dólares para infiltrar edificios, aeropuertos y entrenar grupos armados irregulares en tácticas de buceo en aguas profundas, infiltración en unidades y ataque militar.

Manifestó que conoció a Goudreau en 2009 en Alemania y el 16 de enero de 2020 fue a Colombia junto al dueño de Silvercorp y otro directivo, Erin, para organizar los entrenamientos de 3 grupos de al menos 20 hombres cada uno en promedio.

Reveló que fue trasladado a Riohacha y se alojó en una casa donde se encontraban “los muchachos” que partirían a Venezuela desde Alta Guajira. Al frente de los desertores estaba el “capitán Sequea”.

Refirió que un hombre en silla de ruedas, bien vestido y que ostentaba uso de joyas costosas de oro estaba a cargo en el sitio, así como otros hombres y una mujer llamada “Alex”, que aparentemente tenían gran influencia allí y daban órdenes. Sobre la mujer dijo que tenía cerca de 40 años, de una altura aproximada de 1 metro 45 centímetros, piel clara, cabello castaño y ojos marrones, y hablaba bien ambos idiomas. 

Dijo que llegó a Colombia sin ningún tipo de problemas en su primera vez como operador mercenario trabajando en ese país. Comentó que también era su primera vez como mercenario en Venezuela.

Aunque dijo no haber recibido información -cuando estaba en Colombia- sobre todos los detalles de la operación en la que participaría, afirmó que sí conocía del contrato firmado entre Juan Guaidó, Silvercorp y connotados narcotraficantes colombianos, para derrocar al Gobierno Bolivariano, porque allí estaban especificadas “sus misiones”.

Cuando se le entregó una captura de pantalla del referido contrato firmado por Guaidó y Goudreau y que se hizo público en las redes, el mercenario la mostró a la cámara y dijo que esas eran las firmas de Jordan y del diputado autoproclamado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

Publicidad

Pages