Maturín no olvida la barbarie y cobardía en masacre contra Guerra y Millán - Informe24

Post Top Ad

Publicidad

Maturín no olvida la barbarie y cobardía en masacre contra Guerra y Millán

Comparte en

Autoridades educativas, familiares, miembros de la OBE, la Feveem y la JPsuv, rindieron honores en el Liceo Sanz

Este lunes se cumplen 58 años de la masacre del Liceo José Miguel Sanz, ubicado en el municipio Maturín, donde Alberto Millán, de 18 años; y José Guerra, de 19, fueron asesinados por las fuerzas de seguridad del Estado en épocas de la Cuarta República. 
Autoridades educativas, familiares y la JPsuv, en el Liceo Sanz, rindieron honor a estos jóvenes, mártires del horror de aquella tarde del 4 de mayo de 1962, que en una cobarde acción liderizada por cabilleros de Acción Democrática y Copei, segaron la vida de Guerra y Millán, pues transcurrían tiempos en los que los movimientos sociales y estudiantiles eran perseguidos y desaparecidos por los gobiernos de Derecha.
De este modo lo indicó la Autoridad Única en Educación del estado Monagas, Yessenia Lara, quien junto al diputado Euribes Guevara, representantes de la Organización de Bienestar Estudiantil (OBE), miembros de la Federación Venezolana de Estudiantes de Educación Media (Feveem), y los jóvenes del Partido Socialista Unido de Venezuela, recorrieron la institución educativa en la que fueron masacrados los insignes estudiantes.    
“Aquella tarde trágica, la vida de dos jóvenes célebres que luchaban  en defensa de sus ideales fue cegada por orden de Rómulo Betancourt, quién decía: disparen primero y averigüen después; además Armando Sánchez, quien fungía como gobernador, también fue causante de tal suceso”, precisó la educadora. 
Entre tanto, Guevara aseguró que bandas de AD y Copei mutilaron el cuerpo de Rafael Guerra y dispararon la bala asesina que quitó la vida a Alberto César Millán.  
“Ese día entraron al liceo los funcionarios de la Digepol y los gatilleros de AD y Copei, arremetieron contra estos jóvenes pertenecientes al movimiento estudiantil, dejando muertos a Millán y Guerra, y otros 17 estudiantes heridos”, señaló.
Rosita Millán, hermana de una de las víctimas, relató los hechos terribles que padecieron los caídos, “además de asesinar a los muchachos, pretendían matar a los otros 17 que tenían en otra aula, pero fue el teniente Héctor Carvajal Sequera, quien garantizó que aquello no lo pudieran hacer”.   
VIA PRENSA GOBERNACION

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

Publicidad

Pages